fbpx

Formas de Publicidad Engañosa y cómo combatirla

Tiempo de lectura: 2 minutos

Vivimos saturados de publicidad por todas partes. Cuando salimos a la calle, miremos donde miremos recibimos estímulos publicitarios, por eso debemos estar alerta y tener mucho cuidado con la publicidad engañosa.

Se trata de un tipo de publicidad ilícita, que se define como: todo tipo de anuncio que, de alguna forma, es capaz de inducir a error a los receptores del mensaje. De este modo, podemos identificar distintas formas de anuncios engañosos:

  1. Por cualidades inexistentes: es aquella forma de publicidad que, bien el producto o la propia marca, se muestra con unas cualidades que realmente no posee.
  2. Por mensajes ambiguos: aquellos anuncios cuyos mensajes pueden inducir a error debido a múltiples interpretaciones que se pueden hacer de ellos.
  3. Por información no coincidente: cuando el titular o eslogan no coincide cien por cien con las características del producto o servicio. Por ejemplo: una empresa que se declara respetuosa con el medioambiente y que realmente utiliza productos o procesos contaminantes.
  4. Por omisión: prescindir de alguna información necesaria para el consumidor, incluirla en la letra pequeña o redactarla de manera poco inteligible.
  5. Por producto de imitación: promoción de un producto, sin especificar que es de imitación y utilizando la marca emulada para posicionarse.
  6. Por producto disfrazado: publicitar un producto no permitido, por ejemplo tabaco o bebidas espirituosas, enmascarado dentro de la publicidad de otro producto.
  7. Por uso de términos desconocidos: utilizar términos inexistentes o no conocidos por los consumidores.

 

Para combatir este tipo de publicaciones ilícitas, en España disponemos de La Ley General de Publicidad del 11 de noviembre de 1988, encargada de suspender todas aquellas difusiones publicitarias que sean consideradas como engañosas, por alguna de las razones anteriormente señaladas.

Es por esta razón, que toda actividad publicitaria se rige por el principio de veracidad publicitaria, recogido en el artículo 8 del Estatuto de Publicidad. Este reglamento es esencial para el buen funcionamiento de la publicidad, tanto para los consumidores, como para el mercado en general, para poder garantizar la libre competencia.

 

Para acabar con este tipo de actividades ilícitas, como consumidor, puedes llevar a cabo alguna de las siguientes acciones:

  • Comunicarte directamente con la marca, para que ellos directamente editen la publicidad y que te den algún tipo de solución si has sido damnificado por la publicación.
  • Denunciar la situación ante Autocontrol (encargados de la regulación de la comunicación comercial) o ante alguna otra asociación de consumidores.
  • Si ninguna de estas medidas funciona, puedes recurrir directamente a la vía judicial.